Nuestra propia canción
1 noviembre, 2018
0

Cuando una mujer de cierta tribu de África sabe que esta embarazada, se interna en la selva con otras mujeres. Juntas rezan y meditan hasta que aparece la canción del bebé. Saben que cada alma tiene su propia vibración que expresa su particularidad, unicidad y su propósito. Las mujeres entonan la canción y la cantan en voz alta. Luego vuelven a la tribu y se la enseñan a los demás. Cuando nace el niño, la comunidad se junta y le cantan su canción. Cuando se inicia como adulto, la gente se junta nuevamente y le canta su canción. Cuando llega el momento del casamiento, la persona escucha otra vez su canción. Finalmente cuando su alma va a irse de este mundo, la familia y amigos se acercan a su cama e igual que hicieron cuando nació, le cantan su canción para acompañarlo en esta transición. En esta tribu de África hay otra ocasión en la cual los pobladores cantan la canción. Si en algún momento durante la vida la persona comete un crimen o un acto social aberrante, se la lleva al centro del poblado y la gente de la comunidad forma un círculo a su alrededor y le cantan su canción. La tribu reconoce que la corrección para las conductas anti sociales no es el castigo. Es el amor y el recuerdo de su verdadera identidad.

Transcribimos esta parte de la ponencia ¿Cuándo empezamos a sentir? de Begoña Ibarrola, realizada dentro de la conferencia La educación que queremos; un ciclo de conferencias concebido como un espacio para pensar juntos ¿Cómo es la educación que queremos? ¿Qué se puede hacer en educación infantil? ¿Cómo educan las emociones?

Inspiradas e identificadas os compartimos los vídeos de la entrevista con Begoña Ibarrola –  psicóloga,  escritora, experta en musicoterapia, inteligencias múltiples y educación emocional; que siempre nos influyó y aportó con sus libros y cuentos sobre el apasionante mundo de la infancia, la educación y las emociones.
 

Imagen de portada: Karin Taylor – Ilustración para el libro Cuentos para educar niños felices de Begoña Ibarrola

Deja un comentario