Leemos para relacionarnos con el mundo
23 noviembre, 2017
0

Leemos para relacionarnos con el mundo

¿Están los niños preparados
para leer y escribir antes de los 6 años?

Cada niño tiene un ritmo diferente para aprender a leer, algunos autores señalan que la edad óptima para empezar es antes de los 4 y otros sostienen que debería empezar a los 10 años.

En muchos colegios se introduce el aprendizaje de la lectoescritura antes de los 6 años, sin embargo, muchos padres se preguntan si los niños están preparados.

Compartimos este artículo de la guiainfantil.com que nos da algunas ideas aclaradoras.

Por lo general, el colegio marca el momento para que tu hijo empiece a iniciarse en la lectura, generalmente antes de los 6 años. Las investigaciones de los últimos años se han centrado en valorar si efectivamente había una edad adecuada o por el contrario el niño debía tener una madurez para leer.

La conclusión de psicólogos especialistas en el aprendizaje de lectura como Fernando Cuetos Vega afirman que, ‘quizá no resulte adecuado preguntarse a qué edad se debe empezar a enseñar a leer, pero sí qué capacidades favorecerán el aprendizaje de la lectura‘.

Cómo iniciar al niño en lectura y escritura

– Perfecciona su lenguaje oral: Si tu hijo habla con fluidez y entiende lo que dices será muy importante en sus inicios en la lectura. Aunque pueda resultarte difícil creerlo, la lectura no sólo consiste en leer una y otra vez, hay más habilidades que facilitan que lea de forma adecuadas. Numerosas investigaciones afirman que si lees a tu hijo (aunque él aún no lea), hablas con él con un vocabulario variado y rico estarás ayudándole a que sea un buen lector. La explicación es porque leer comprende dos partes: reconocer palabras y comprenderlas. Si las palabras que lee dejan de ser desconocidas, porque ya las ha escuchado y sabe su significado, sólo tendrá que esforzarse en reconocerlas visualmente.

 Si lees a tu hijo...
Si lees a tu hijo… Designed by Freepik
– Potencia su memoria visual y auditiva a corto plazo y largo plazo: La memoria es una habilidad fundamental en la comprensión del lenguaje. Repetir una palabra ayudará a que el niño la memorice y una vez que está memorizada, la leerá con mayor fluidez y eso le permitirá comprenderla mejor. Un reciente estudio publicado por investigadores de la Universidad de Oviedo (Asturias) ha señalado que la repetición ayuda a que la lectura mejore y sea más fluida. No se trata de repetir muchas veces, más bien el único requisito es que las repeticiones se produzcan en voz alta durante seis u ocho ocasiones para que un niño que no tengan problemas de lectura lo pronuncie de forma fluida, en el caso de que tuviera alguna dificultad específica necesitaría aumentar el número de repeticiones.

– Mejora su conciencia fonológica: La conciencia fonológica se produce cuando tu hijo es capaz de reconocer que a un determinado sonido (fonema) le corresponde una letra (grafema). Para leer se necesita que tu hijo reconozca las letras, luego que forme sílabas y más tarde que reconozca la palabra y comprenda su significado. Las investigaciones han demostrado que la conciencia fonológica es un predictor fundamental para que tu hijo lea con éxito ( Serrano, Defior y Gracia, 2005). Para mejorarla en casa es más fácil de lo que parece inicialmente, puedes utilizar canciones, juegos o adivinanzas.

– Perfecciona sus habilidades visuales y auditivas: Un niño que está leyendo se concentra tanto en reconocer las letras que a veces olvida apoyarse en otros recursos para comprender el texto por ejemplo los dibujos que están a su alrededor o incluso escuchar los sonidos que está diciendo al leer en voz alta. Al principio, exige tal nivel de concentración que una vez que han leído, no se dan cuenta que han cometido un error hasta que unen las sílabas y las convierten en una palabra. Por tanto, trata de leer libros ilustrados o sin palabras en los que estimules sus habilidades, comprenderán que la lectura es algo más que leer unas letras.

– Motivación: Todas estas habilidades no sirven si no hay un interés por aprender y si le obligas vas a conseguir justo lo contrario. La lectura debe asociarse a algo divertido y para ello puede ser un buen recurso en un rato que está contigo de forma informal, como antes de iros a dormir o ayudándote a hacer una receta contigo, o cantar en un karaoke para que se sepa la letra. No hay que olvidar que leemos para relacionarnos con el mundo, así que es importante que encuentres para qué va a necesitar leer en su día a día.

// Foto de portada: Fichas con las letras del abecedario para niños

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR