Azúcar y Límites
22 diciembre, 2015
0

Importancia del límite del consumo de azúcar en la alimentación en niños (y no tan niños)

Aprovechando que vienen las fiestas navideñas cargadas de dulces por todas partes, es necesario saber a partir de qué edad pueden los niños empezar a tomar azúcar y cuál es la cantidad máxima recomendada, ya que tal y como afirma la Organización Panamericana de la Salud (OPS), 'El azúcar no es un nutriente esencial y hay evidencia sólida que muestra que en realidad puede ser perjudicial al contribuir al sobrepeso, la obesidad y la caries dental.'

La obesidad pediátrica es un problema de salud pública. Los niños con obesidad, además de ser más propensos a permanecer obesos en la edad adulta, tienen menor calidad de vida y un mayor riesgo de tener trastornos metabólicos y de desarrollar factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Tipos de azúcares

Los alimentos contienen dos variedades de azúcares:

  1. Los azúcares intrínsecos: Los contenidos de forma natural en ellos, como el caso de las frutas y verduras, los cereales, las legumbres y los lácteos.
  2. Los azúcares libres, que según establece la Organización Mundial de la Salud (OMS) son 'los añadidos a los alimentos y las bebidas por el fabricante, el cocinero o el consumidor y los azúcares naturalmente presentes en la miel, los jarabes, los jugos de frutas y los concentrados de jugos de frutas.'

¿Qué aporta el azúcar?

Los azúcares solo aportan energía, 4 kcal/g, por lo que si lo ingerimos en altas cantidades estaremos aportando únicamente calorías vacías, con los riesgos de aparición de sobrepeso y obesidad en los primeros años de vida y por tanto, aumentando el riesgo posterior de desarrollar enfermedades cardiovasculares o diabetes.

Recomendaciones sobre su consumo
La OMS indica que 'la ingesta de azúcares libres en niños y adultos se debería reducir a menos del 10% de la ingesta calórica total y que para obtener mayores beneficios para la salud, esa cantidad debería ser inferior al 5% (equivalente a unos 25 gramos o seis cucharaditas en una dieta de 2000kcal) del valor calórico total de la dieta.'

¿A partir de cuándo pueden los niños consumir azúcar?
Los niños pueden comenzar a tomar azúcar y miel a partir del año de vida, y cacao a partir de los 18 meses. A pesar de que a partir del año ya puedan tomarlo es recomendable ofrecerlo lo menos posible. No pasa nada por comer un dulce puntualmente, el problema está cuando se incluyen todos los días y acaban convirtiéndose en un hábito. Recordad que los hábitos alimenticios y los gustos se adquieren y se consolidan a estas edades por lo que si comenzamos a ofrecerles alimentos azucarados adoptaran este hábito y luego será más difícil eliminarlo. Ayudar a que los niños tengan un comienzo sano los encaminará a adquirir buenos hábitos permanentes.

¿En qué cantidades deben ingerirla?
Teniendo en cuenta que algunos alimentos ya llevan azúcares naturalmente presentes no es recomendable que ingieran otros productos con azúcar añadido, o endulzarles la comida o bebida. En caso de que lo hagan la ingesta máxima recomendada estaría entorno a los 12 y 18 gramos/día (entre 2 y 4 cucharaditas).

¿Dónde se encuentra el azúcar?
Entre los alimentos procesados, hay muchos dulces con elevado contenido de azúcares. Y no solo en dulces, en yogures, postres lácteos, ciertos tipos de embutidos, conservas, salsas, etc. por lo que hay que revisar las etiquetas para cerciorarnos de la cantidad de azúcar presente y no superar las recomendaciones. Por otra parte, el uso del azúcar de mesa deberá ser nulo o muy limitado. Hay que tener en cuenta que si además de añadir azúcar a la comida o bebida, ingerimos alimentos con azúcar añadido, es un suma y sigue de calorías vacías que lo único que hacen es encaminarnos al sobrepeso u obesidad.

Algunos ejemplos de alimentos en los que podemos encontrar un alto contenido en azúcares y que normalmente consumen los niños serían los siguientes:
Galletas, bollería, cereales, cacao azucarado: Algunas galletas infantiles llegan a los 29 gramos de azúcar por cada 100 gramos. Si la ración es de 4 galletas estaremos ofreciendo casi 10 g de azúcar (unos 2,2 g por galleta).

Bizcochito
Ejemplo de etiquetado de bizcochitos

En el ejemplo de la imagen, cada bizcochito aportaría 8,8 g. Si a esto le sumamos el azúcar que se le puede añadir a la leche o al cacao, o incluso si es cacao azucarado (75 g de azúcar cada 100 g) o zumo envasado, sólo con el desayuno estaríamos sobrepasando la cantidad máxima recomendada.

De acuerdo con diversos estudios (estudio1, estudio2, estudio3) la supresión del desayuno o la realización de un desayuno de baja calidad está asociado con una mayor prevalencia de obesidad.

Por otra parte, el estudio Enkid, mostró que las galletas están entre los alimentos que más calorías, grasas totales, grasas saturadas y azúcares aportan a los niños.

Yogures y postres lácteos: Los yogures anunciados para niños, contienen de media unos 14 g de azúcar, prácticamente el total de azúcar recomendado. Además, la OCU advirtió que algunos tipos de yogures, en concreto para bebés, no son recomendables.

En el caso de los ejemplos, en el primero tendríamos casi 14 g por postre, en el segundo otros 13 g, en Mi Primer Danone 11 g y un vasito de Danonino 6,7 g, otros casi 14 g teniendo en cuenta que estos últimos se anuncian como que hay que tomarlos x2.

postres-lacteos
Ejemplo de etiquetado de postres lácteos

Refrescos, zumos envasados y batidos: El agua debe ser siempre la bebida de elección, evitando los refrescos (40 g de azúcar por lata), los zumos envasados (20 g por brick) y los batidos (30 g por botella de 250ml). Hay suficiente evidencia científica para relacionar la reducción del consumo de bebidas azucaradas con la reducción en la prevalencia de obesidad (estudio).

Como podemos ver, si sumamos todo lo que le podemos dar a un niño a lo largo del día entre desayuno, media mañana, meriendas, postres y alguna chuchería la cantidad de azúcar recomendada se supera con creces, por lo que hay que tener mucho cuidado e insisto en que debéis mirar las etiquetas.

¿Qué ocurre con los dulces navideños?

Como recomendación, los niños no deben probar los dulces navideños hasta después de los 18 meses.
En cuanto a la cantidad, un trocito de turrón sería suficiente ya que sólo 25 gramos contienen 11,5g de azúcar.
turrón
Ejemplo de etiquetado de turrón de chocolate

Recomendaciones:

  • Retrasar la introducción de azúcares el mayor tiempo posible, al menos hasta los 2 años.
  • No se debe premiar el buen comportamiento con dulces y chucherías.
  • La bebida principal debe ser el agua. Los zumos envasados, batidos y refrescos contienen una cantidad muy alta de azúcares.
  • Ojo con los desayunos y meriendas no saludables, como galletas, zumos envasados, batidos, dulces, postres lácteos, etc. La bollería industrial aparte de contener altos porcentajes de azúcar refinado contiene grasas saturadas y trans.
  • En Navidad se pueden preparar postres a base de fruta fresca: brochetas de fruta, fruta cortada, macedonias, etc.
  • Incluir en el menú alimentos que sacien el apetito de los niños, como aquellos ricos en fibra (frutas, verduras, legumbres, cereales) y proteína (carne, huevo, pescado).
  • Hacer que los niños participen eligiendo algún snack saludable que dejarle a Papá Noel o a los Reyes, esto puede ser una manera de enseñarles la importancia de elegir alimentos con nutrientes saludables.
  • No abusar ofreciéndoles dulces navideños, recordad que un solo trocito de turrón es suficiente.
  • El azúcar existe más allá del azucarero por lo que no hay que olvidar que hay que leer las etiquetas de los productos y comprobar si el alimento contiene azúcar y la cantidad que lleva por cada 100 gramos.
  • Recordad que sois vosotros los que decidís qué se compra y qué se come en casa, qué desayuna o qué se lleva de merienda, así que de nada sirve insistir a los niños en el consumo de fruta si luego en casa no hay ejemplo. Si un niño se acostumbra a comer en casa de manera saludable, adquirirá este hábito y más adelanta no tendrá problema a la hora de incluir alimentos sanos y nutritivos en su dieta.

¡Felices y saludables fiestas a todos!
Ana Megias Gamarra

 
Bibliografía

  • Sahoo K, Sahoo B, Choudhury AK, Sofi NY, Kumar R, Bhadoria AS. Childhood obesity: causes and consequences. J Family Med Prim Care. 42015. p. 187-92.
  • Burgos MS, Burgos LT, Camargo MD, Franke SI, Pra D, Silva AM, et al. Relationship between anthropometric measures and cardiovascular risk factors in children and adolescents. Arq Bras Cardiol. 2013; 101(4): 288-96.
  • World Health Organization. Guideline: Sugars intake for adults and children. World Health Organization: Geneva, 2015. Disponible en: http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/149782/1/9789241549028_eng.pdf?ua=1
  • Gimeno Hernández O. Edulcorantes naturales y derivados. En: Astiasarán I, Martínez A, (eds). Alimentos. Composición y Propiedades. 2ª edición. Madrid: Ed. McGraw-Hill; 2000: 213-239.
  • Bridger T. Childhood obesity and cardiovascular disease. Paediatr Child Health. 2009;14(3):177-82.
  • Serra Majem L, Ribas L, Aranceta J, Pérez C, Saavedra P, Pena L. Obesidad en la infancia y la adolescencia en España. Resultados del estudio enKid (1998-2000). Med Clin (Barc). 2003; 121: 725-32.
  • Freitas Júnior IF, Christofaro DGD, Codogno JS, Monteiro PA, Silveira LS, Fernandes RA. The Association between Skipping Breakfast and Biochemical Variables in Sedentary Obese Children and Adolescents. The Journal of Pediatrics. 2012;161(5):871-4.
  • Olson J, Aldrich H, Callahan TJ, Matthews EE, Gance-Cleveland B. Characterization of Childhood Obesity and Behavioral Factors. J Pediatr Health Care. 2015.
  • Serra Majem L. Aranceta Bartrina J. Nutrición Infantil y Juvenil. Estudio EnKid. Vol 5. Barcelona Masson. 2004.
  • Hu FB. Resolved: there is sufficient scientific evidence that decreasing sugar-sweetened beverage consumption will reduce the prevalence of obesity and obesity-related diseases. Obes Rev. 2013; 14(8):606-19.

*Foto de portada Victor Hanacek - freepik.es

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR